Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España - ANICE -
Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España
MENÚ
SOCIOS

Acceso usuarios

Animal Frontiers reafirma la evidencia científica de los beneficios de la ganadería y la carne para la sociedad

  • Compartir:

El pasado 15 de abril, la revista científica Animal Frontiers publicó los estudios que recogen la mejor evidencia científica disponible actualmente sobre las principales consideraciones relacionadas con el consumo de carne, incluido su impacto positivo en la nutrición y la salud humanas, la sostenibilidad ambiental, la asequibilidad económica y la justificación ética.

Puede acceder a las publicaciones científicas aquí

Estos análisis tienen su origen en la “International Summit on the Societal Role of Meat”, que se desarrolló en octubre de 2022 en Dublín, con la participación de numerosos científicos y expertos de todo el mundo en las diferentes disciplinas científicas relacionadas con la ganadería y la carne.

En esta reunión se lanzó la llamada Declaración de Dublín  firmada hasta ahora por un millar de científicos de todo el mundo -un 10% españoles-, en la que se establece que los sistemas ganaderos deben avanzar apoyándose en criterios científicos de la más alta calidad. Dichos sistemas son demasiado valiosos para la sociedad como para ser objeto de la simplificación, reduccionismo o el fanatismo.

Estos sistemas deben continuar siendo parte de nuestra sociedad, de la que cuentan con un amplio apoyo. Por ello, se ha pedido a la comunidad científica que faciliten pruebas fiables de su beneficio en la nutrición y en la salud, de su sostenibilidad, y de su relevancia sociocultural y económica; así como de ofrecer soluciones para las numerosas mejoras que se necesitan.

El último párrafo de esta Declaración de Dublín se tomó del texto de la documentación final de la Cumbre del Sistema Alimentario de las Naciones Unidas de 2021 sobre Ganadería Sostenible, que dice: La civilización humana se ha edificado sobre la ganadería desde los inicios de la edad del bronce, hace ya más de 5.000 años, siendo el pilar de la seguridad alimentaria de las sociedades modernas. La ganadería ha demostrado ser, durante milenios, un método eficaz para crear dietas saludables y un estilo de vida seguro, basada en una sabiduría que está profundamente arraigada en los valores culturales en todos los rincones del planeta. La ganadería sostenible también proporcionará soluciones para los nuevos desafíos del momento: mantenernos dentro de los límites seguros de producción del planeta Tierra, la única Tierra que tenemos.

El subdirector de investigación de Teagasc, Declan Troy, ha recibido positivamente esta publicación, destacando que la ganadería supone el medio de vida de aproximadamente una de cada seis personas en el planeta. La ganadería suministra alimentos, nutrición, ingresos y otros beneficios a cientos de millones de personas, además de su importancia cultural. El despliegue de prácticas científicamente sólidas en la agricultura animal es clave para tener éxito en los desafíos mundiales sobre salud, clima y desarrollo.

La profesora Alice Stanton, del Royal College of Surgeons of Ireland, señaló que la evidencia revisada por pares publicada en Animal Frontiers reafirma que el Informe de Factores de Riesgo de la Carga Global de Enfermedad de 2019 (el estudio global más destacado) el cual afirmaba que el consumo de incluso pequeñas cantidades de carne roja es perjudicial para la salud, carece de fundamente científico y debe corregirse.

Los científicos de la nutrición están de acuerdo en que eliminar la carne fresca y los productos lácteos de las dietas sería perjudicial la salud humana, y las mujeres, los niños, los ancianos y, particularmente, las personas con menores ingresos se verían afectados negativamente.

Durante el simposio de Bruselas, la Profesora Stanton presentó «La carne en la salud y la nutrición humanas: reflexiones sobre «demasiado poco» / «demasiado», señalando  la importancia de disponer de métricas de salud transparentes y basadas en la evidencia.  Recalcó a los participantes el hecho preocupante de que el análisis de datos de la carga mundial de morbilidad (GBD) de 2019, ahora reconocido como defectuoso, influye en las políticas de la FAO, las Naciones Unidas, la OMS y la Estrategia de la UE de la Granja a la Mesa.

Cuando se publicó el último informe de GBD, Stanton y otros cinco científicos solicitaron evidencia que apoyara este análisis de 2019. Aunque los autores admitieron que había errores, nunca respondieron a las preguntas de los científicos. Durante el simposio, señaló que sería un problema grave el hecho de que no se corrija del análisis GBD, que podría tener consecuencias preocupantes, ya que representa 2.147 citas de artículos científicos e influye en las políticas de la UE y otras políticas internacionales. Insistió en que no hay evidencia de que la carne roja sin procesar esté asociada con mayores riesgos para la salud y que la protección contra las deficiencias nutricionales ha sido completamente ignorada. Los científicos, los políticos y todos los involucrados en el sistema alimentario deben ser extremadamente cautelosos con las estimaciones de salud global que no estén basadas en una evidencia rigurosa y transparentemente.

El profesor Adegbola Adesogan, director del Instituto de Sistemas Alimentarios Globales de la Universidad de Florida, también dio la bienvenida a la publicación de los artículos científicos, destacando que los alimentos de origen animal son superiores a los alimentos de origen vegetal al suministrar simultáneamente varios micronutrientes biodisponibles y macronutrientes de alta calidad que son críticos para el crecimiento y el desarrollo cognitivo. Adesogan señaló que las recomendaciones dietéticas para eliminar los alimentos de origen animal de las dietas ignoran su importancia, particularmente la gran necesidad de estos alimentos en las dietas de los desnutridos en el Sur Global.

Pasando a la cuestión de los alimentos frente a los piensos durante el simposio de Bruselas, el profesor Wilhelm Windisch de la Universidad Técnica de Munich en Alemania destacó que los animales de granja mantienen un flujo circular de materiales en la agricultura. Utilizan y reciclan grandes cantidades de material vegetal que los humanos no pueden comer, convirtiéndolo en alimentos de alta calidad y ricos en nutrientes. Señaló que las políticas de reducción drástica en el número de ganado, podrían incurrir en consecuencias ambientales y nutricionales a gran escala.

En su presentación «La carne en sistemas alimentarios sostenibles: circularidad, contexto ecológico y métricas», señaló que la mayoría de la biomasa agrícola no es comestible.  Los pastizales generan biomasa no comestible solamente, y los pastizales absolutos no son cultivables. Efectivamente, el 70% de las tierras agrícolas a nivel mundial no se pueden utilizar para cultivos. Así, explicó que la única forma de gestionar esta tierra de manera sostenible es con ganado, ya que el pastoreo del ganado ayuda a crear espacios abiertos con alta biodiversidad, con la sustitución de hábitats perdidos. Destacó que 1 kg de alimentos veganos genera al menos de 3 a 5 kg de biomasa no comestible; comentó que los nutrientes de la biomasa no comestible pueden regresar a los suelos, directamente por descomposición o para la producción de biogás con fermentación utilizando residuos, o bien podemos obtener alimentos de alta calidad del uso circular de esta biomasa no comestible.

El profesor Windisch también explicó que la «vaca asesina del clima» es una narrativa engañosa.  El CO2 es un gas de efecto invernadero débil pero extremadamente estable que se acumula una vez liberado de fuentes fósiles, mientras que el metano es un gas de efecto invernadero fuerte, pero se degrada rápidamente. Si el número de rumiantes permanece constante, las emisiones de metano se mantendrán estables con la degradación. No contribuyen al calentamiento global. Dijo que alimentar con biomasa no comestible al ganado es el camino más inteligente hacia la circularidad y que no hay agricultura sostenible sin ganado.

En su presentación «Dimensiones sociales de la carne: economía y ética», el profesor Peer Ederer de Goal Sciences dijo que la evidencia epidemiológica muestra que necesitamos 100 g por persona por día de proteínas, el doble de lo que suele ser el caso. Señaló que no estamos proporcionando suficientes proteínas a nuestra población mundial, pero no siempre es una cuestión de disponibilidad, sino más bien de asequibilidad. En este sentido, dijo  que la tecnología de carne basada en células no es la respuesta, ya que aún no sabemos si estamos biológicamente adaptados para asimilarla de manera segura. Desde el punto de vista de la especie humana, necesitamos alimentos de origen animal para nuestro bienestar, e incluso tenemos el deber ético de hacer un buen uso de los animales.

El profesor Frédéric Leroy, de la Vrije Universiteit Brussel, también habló en el simposio de Bruselas presentando «La Declaración de Dublín de los científicos: orígenes y mensajes clave». Explicó que la Declaración de Dublín da voz a los muchos científicos de todo el mundo que investigan diligente, honesta y exitosamente sobre el papel del ganado. Hasta el 12 de abril, cuando se celebró el simposio, 925 científicos han respaldado la declaración. Dijo que juntos estos científicos están interesados en este doble desafío sin precedentes de garantizar dietas adecuadas mientras luchan contra el cambio climático. Sin embargo, los animales son insustituibles para mantener un flujo circular de materiales en la agricultura y generar muchos otros beneficios. La propiedad del ganado es la base de cualquier comunidad rural y su capital financiero.

Fuente: European Livestock Voice

  • Compartir:

Hazte Socio Online

Disfruta en exclusiva de todas las ventajas de hacerte socio

Hazte socio

Servicios al Socio

Descubre todos los servicios que tienes como asociado

Ver servicios
Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España - ANICE -
C/ Maestro Ángel Llorca 6, Planta 12
28003 Madrid - España
Tel: (91) 554 70 45
Fax: (91) 554 78 49E
Email: anice@anice.es